martes, 27 de agosto de 2013

El Crimen Organizado en Cañada igual que en Tabasco - diario cambio

El ferrocarril se había descarrilado, producto de un sabotaje. Dos locomotoras y seis vagones se salieron de las vías.

 

 

Habitantes de la colonia San Lucas presenciaron como varias camionetas estaban formadas en fila, esperando para saquear los furgones cargados con granos.

 

 

Con unas enormes piedras, colocadas en forma precisa sobre los rieles lograron obtener un botín de toneladas en granos. Es decir con una inversión de cero pesos hicieron un negocio de cientos de miles. Esas toneladas de granos son vendidas en el mercado negro.

 

 

Llama la atención que unos días después, el pasado domingo 24, el ferrocarril conocido como "la bestia" se "descarriló" en el estado de Tabasco con lamentables pérdidas humanas, de quienes siempre resultan víctimas de estas acciones: los migrantes.

 

 

No esperemos versiones y peritajes oficiales. Es claro que el Crimen Organizado está tomando las líneas ferroviarias como su nueva "plaza".

 

 

Y sí, también está ocurriendo en Puebla.

 

 

Otro acto irresponsable de Pablo

 

 

Ayer lunes en una nota publicada en Periódico Central y firmada por el periodista Edmundo Velázquez, se abunda sobre las declaraciones de Pablo Fernández del Campo quien convoca a los ediles electos de extracción priísta a "no someterse al gobierno morenovallista".

 

 

El arquitecto de la catástrofe tricolor está desesperado por tratar de legitimarse en el cargo que de manera insulsa aún ocupa.

 

 

Dicho llamado solo puede verse como otra expresión irresponsable.

 

 

La arenga del dirigente malogrado solo refleja que aun no ha dado "vuelta a la hoja", que sigue ensimismado en su vana bravuconería electorera, misma que solo arrojó magros resultados a su instituto.

 

 

Pablo, tal como Fernando Moreno Peña, no son políticos, son golpeadores. Creen y piensan que mientras más agredan, provoquen y denuesten van a lograr mejores resultados.

Nada más alejado de la realidad.

 

 

Durante la pasada jornada se desbocaron en discursos de desafío y confrontación, mientras dejaron olvidadas a las estructuras, la organización, la acción electoral, el consenso interno y el respeto a la pluralidad del tricolor.

 

 

Pensaron que con el solo "salivazo" iban a sacar avante a sus candidatos.

 

 

Los resultados dieron otra lectura. No es la confrontación el medio para ganar elecciones.

 

 

Aun así Pablo sigue en el mismo tenor de confrontar a rojos con azules. Pero ahora por el periodo que dure la próxima gestión municipal: un lapso de cuatro años con ocho meses.

 

 

Sin duda quienes atravesaron toda una serie de circunstancias dentro de sus municipios, que les permitieron llegar a la candidatura y posteriormente al triunfo son (en su mayoría) personas pensantes que no van a caer en el juego de Pablo de continuar con una política de confrontación.

 

 

Pero habrá algunos, los menos, que se van a sentir más pablistas que Pablo y más morenistas que Moreno Peña y no tardarán en chocar con el gobierno de Moreno Valle.

 

 

Esa será parte de las consecuencias del discurso de Fernández del Campo. Anteponer una inútil beligerancia priísta a los altos intereses de un municipio.

 

 

La modernización del transporte, al interior de Puebla

 

 

Uno de los sellos característicos del gobierno de Rafael Moreno Valle es la erradicación de cacicazgos del auto transporte, de grupúsculos que detentan el control de rutas completas y de cientos y cientos de concesiones.

 

 

En este terreno la creación del sistema del metrobus poblano se han convertido en una solución que convence a los usuarios, que se constituye en un sistema eficiente y ágil, pero que al mismo tiempo detiene la ambición desbordada de organizaciones transportistas que como hemos visto solo toman a los usuarios como rehenes, suben tarifas cuando se les da la gana, tienen las unidades en deplorables condiciones, asientos rotos, sucios, los pisos con la lámina abierta, se conducen con prepotencia y arrogancia causando una enorme cantidad de accidentes, dejando constantemente peatones atropellados.

 

 

El transporte es justamente señalado como un oficio de cafres.

 

 

Pero el gobernador Moreno Valle sabe que esto no solo ocurre en Puebla capital; que el mismo fenómeno político y social se repite en diferentes ciudades del interior.

 

 

De acuerdo a fuentes confiables se asegura que es de esperarse que durante la segunda mitad de su gobierno se desarrollen medidas para implementar el metrobus en por lo menos cuatro ciudades del interior.

 

 

Estaremos atentos.

 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada