martes, 28 de octubre de 2014

`Narcos´ encuentran en el DF refugio seguro

El tamaño del Distrito Federal permite que cualquier persona pase desapercibida, más aun los miembros de cualquier organización criminal; sólo basta tener un perfil bajo.

México.- Mezclados entre los 20 millones de habitantes de la ciudad de México, los narcotraficantes más buscados del país han encontrado en la capital el lugar donde puede pasar desapercibidos, realizar reuniones y regresar a sus lugares de origen, señala información de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA).

El tamaño del Distrito Federal permite que cualquier persona pase desapercibida, más aun los miembros de cualquier organización criminal; sólo basta tener un perfil bajo, aseguraron agentes de la agencia antidrogas, aunque advierten que no descartan que en algunos casos los narcotraficantes también hayan tenido protección de autoridades.

"¿Cuál es el mejor lugar para que un árbol se esconda?

el bosque, eso es la ciudad de México un enorme bosque, eso es lo que la hace atractiva;

Además de ser un lugar en donde lo político y lo económico convergen, todo el mundo está ocupado en evitarse", explicó uno de los agentes entrevistados, quien no puede ser identificado. Desde Amado Carrillo, "El Señor de los Cielos", el extinto líder del Cartel de Juárez, quien falleció en 1997 en una clínica de la colonia Polanco, hasta el templario Mario Alberto Romero detenido el 18 de octubre pasado en calles de la colonia Condesa, la ciudad de México ha sido el punto seleccionado por integrantes del crimen organizado para operar temporalmente, concertar citas de negocios, cerrar tratos o simplemente para descansar y divertirse, amparados en el anonimato que puede dar la gran urbe.

Tras ser detenido el 9 de octubre pasado, Vicente Carrillo Fuentes, "El Viceroy", líder del cártel de Juárez, declaró que acudía cada tres meses a la ciudad de México a su rehabilitación tras una cirugía de columna que se practicó, y afirmó que siempre entraba y salía del Distrito Federal por tierra.

El presunto capo podía acudir a sus citas con el especialista sin miedo a ser detectado, a pesar de que era uno de los narcotraficantes más buscados en México y Estados Unidos.

Ofrecían 30 millones de pesos o cinco millones de dólares como recompensa para quien proporcionara datos que llevaran a la captura de este integrante de una dinastía criminal.

"Ha habido vigilancia sobre ellos, pero los más cuidadosos utilizan a otros para comunicarse, para comer, para moverse, y sobre todo no hacen rutinas, algo por lo que si cayeron algunos fue por visitar los mismos lugares, comer en el mismo sitio o buscar a las mismas personas", explicó otro agente consultado sobre los errores que pudieron cometer y que vulneró su "escudo" de seguridad, en el caso de los presuntos delincuentes detenidos recientemente en la capital del país.

Dos de los hermanos Arellano Félix, líderes del Cártel de Tijuana, vivieron en la zona del Pedregal en los años 90, y pasaron desapercibidos durante meses hasta que les robaron un automóvil Lincoln en el centro comercial Perisur, y tras recuperarlo aparecieron ejecutados en la zona, de acuerdo con los expedientes de las autoridades federales en torno a este caso.

En 1997, dos días antes de operarse en la clínica de Polanco, Amado Carrillo, el líder del Cartel de Juárez, hizo una fiesta en la ciudad de México a la que asistieron agentes de la entonces Fiscalía para la Atención de Delitos contra la Salud.

En marzo de 2009 en una habitación del hotel Sheraton agentes estadounidenses se reunieron por 30 minutos con Vicente Zambada Niebla y el abogado Humberto Loya-Castro, estos últimos ubicados en Estados Unidos y en México como miembros del Cártel de Sinaloa, de acuerdo con declaraciones de los agentes presentados a la corte estadounidense.

Tras la reunión que fue planeada con tres meses de anticipación y desautorizada de último minuto por David Gaddis, director regional de la DEA con sede en la embajada de Estados Unidos en México, Zambada Niebla fue detenido por el Ejército y extraditado a Estados Unidos en 2010.

No es casual que desde 2005 a la fecha hayan caído al menos 14 personajes relevantes de la estructura de prácticamente todas las organizaciones del narcotráfico, ya que la ciudad de México se convirtió en un punto estratégico de sus negocios delictivos, y en su zona de residencia.

En abril pasado, también en la colonia Condesa, fue detenido Arnoldo Villa Sánchez, el segundo hombre en la estructura del cártel de los Beltrán Leyva, quien dijo que el Distrito Federal era su centro de operación.

Asimismo, Domingo Suárez Lacroix, "El Teletubi", lugarteniente del Cártel del Golfo, fue aprehendido en enero de este año, y en ese mismo mes en la colonia Hipódromo Condesa fueron detenidos Francisco Javier "N" y Erick "N", presuntos enlaces de los Beltrán Leyva enlaces para el trasiego de drogas hacia Estados Unidos.

En octubre de 2013, se capturó a Manuel Aguirre Galindo, alias "El Caballo", uno de los fundadores y lugarteniente del Cártel de Tijuana, sólo por citar algunos ejemplos.
BLOG BARBARIE SEGURO VIDEO NOTICIAS

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada