sábado, 22 de junio de 2013

Bloquea el crimen organizado mapeo digital - La Copa Criterio

El mapeo digital de calles -que es utilizado en los dispositivos móviles de Apple y Nokia- se ha visto interrumpido por la delincuencia en varias partes del país.

Grupos de personas, algunos de ellos armados, han interferido con los trabajos de campo de empresas como Navteq, propiedad de Nokia; TomTom, cuyos mapas son usados en los dispositivos móviles de Apple, y SIGSA, proveedor de estos servicios para ICA y los estados de Aguascalientes y Morelos.

Actualmente, dichas compañías han interrumpido actividades de mapeo en Torreón, Nuevo Laredo y Matamoros, así como en los límites de Guerrero y Michoacán, y de Morelos

y Puebla.

En marzo de 2012, cuando SIGSA mapeaba Morelos, uno de sus empleados fue levantado en la zona de Yecapixtla, y horas después fue abandonado cerca de Cholula, en Puebla, reveló Samuel Izaguirre, responsable del personal de campo en la empresa.

Empleados de TomTom, a su vez, recurren a reportes de compañías especializadas en seguridad, alertas de autoridades, monitoreo de noticias e incluso advertencias de lugareños para planificar sus proyectos. Además el personal de las empresas recibe instrucciones sobre cómo actuar en caso de emergencia.

INSTRUCTIVO

"La indicación siempre es: identifícate, coopera y entrega lo que te pidan", señaló Eric Martínez, líder de proyectos para Norteamérica en Navteq-Nokia.

Desde hace 6 años, coincidieron voceros de las empresas, la planeación de las actualizaciones de sus mapas depende de dónde se ubiquen los brotes de violencia.

Para realizar el mapeo digital, las firmas especializadas tienen que recorrer las calles, avenidas y carreteras en vehículos con cámaras y equipos de cómputo a una velocidad promedio de 20 kilómetros por hora, con los que registran imágenes del camino, señalizaciones y puntos de interés.

Hasta el momento, indican las compañías afectadas, no han cuantificado las pérdidas monetarias, pero por la inseguridad han dejado pasar oportunidades de negocio. En el caso de SIGSA, se desistió de participar en una licitación de la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

TEMORES

"El proyecto abarcaba de Ciudad Madero, Tamaulipas, a Monterrey y Cadereyta en Nuevo León. Sabemos que son zonas inseguras, y CFE pedía 90 días para concluir. Trabajamos de día y por seguridad concluimos la jornada a las tres de la tarde. Así es imposible cumplir con el plazo sin riesgos", dijo Samuel Izaguirre de SIGSA.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada