lunes, 30 de septiembre de 2013

Parece, huele, sabe a crimen organizado - Milenio.com

Aproximaciones al desastre educativo en Oaxaca:

—Los padres de los niños de medio centenar de escuelas de la Sierra Mixteca, el Valle Central y La Cañada, en las que desde hace casi dos meses no se paran a dar clases los activistas de la CNTE, decidieron tomar los planteles y, con encomiable pero precaria asesoría de profesores que sí quieren trabajar, están habilitándose como maestros.

—Según el obispo auxiliar de la diócesis de Oaxaca, Gonzalo Calzada Guerrero, en diez parroquias de la entidad se están impartiendo clases.

—En 78 planteles de 26 municipios agrupados en la Unión Liberal de Ayuntamientos de la Sierra de Juárez, los profes de la 22 han sido conminados a que inicien el ciclo escolar.

—Otras 16 escuelas de las sierras Mazateca y Sur, así como de La Cañada, fueron tomadas por padres de familia y profesionistas.

—Y en distintos lugares, pero sobre todo en la ciudad de Oaxaca, algo más de dos mil 500 profesores de la sección 59 del SNTE (creada por Elba Esther Gordillo hace siete años para contrarrestar el corrosivo monopolio educativo de la 22 en la entidad) han estado impartiendo clases puntualmente.

Eso indica que hay o habrá clases en 184 planteles escolares y diez parroquias pero la cifra, si se toma en cuenta la población escolar, es tan ínfima como deprimente: el número total de escuelas de enseñanza básica en Oaxaca es de 13 mil y el alumnado suma un millón 300 mil niños, aproximadamente.

Los atendidos ya, o a punto de recibir instrucción, arañan los 30 mil, o sea un imperceptible 2.3 por ciento.

Mientras padres y profesores temerarios toman y hacer funcionar planteles, los activistas de la 22 siguen tomando el fresco en la explanada del Monumento a la Revolución en la Ciudad de México.

Aunque hace tres semanas, en asamblea de 10 mil 600 votantes, poco menos de siete mil ganaron la consigna de seguir en la güeva y continuar neceando contra la reforma educativa, ayer los duros volvieron a imponerse, pero ya no por más de tres mil 500, sino solo por 490 de diferencia.

Para efectos prácticos, sin embargo, el mantener a niñas y niños privados del derecho que tienen a la educación, los irresponsables nada tienen que temer:

El secretario general de la 22, Rubén Núñez Ginés, vilipendiado por sus propios compañeros y acusado de "traidor", afirmó que existe el "acuerdo" con el gobernador Gabino Cué de que "no se sancionará ni afectará a ningún maestro" parista. Y de su ronco pecho: "No permitiremos que pase ninguna afectación contra los docentes…".

Ya por lo pronto, la complaciente autoridad oaxaqueña del ramo, el Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca, en manos del ya grandecito Niño de Jesús Manuel Antonio Iturribarría Bolaños Cacho (¡ufff!), ha resuelto que, "para no generar un conflicto mayor", no se les pague a los paristas las casi cuatro quincenas que no han trabajado… ¡pero tampoco a los de la sección 59 que han venido cumpliendo con cabal responsabilidad!

Delincuencia muy bien organizada, pues.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada