miércoles, 30 de enero de 2013

Ejecutan mínimo a 78 personas en Aleppo - El Semanario Sin Limites

Damasco, Siria | Martes 29 de Enero del 2013

El lhallazgo macabro tuvo lugar horas antes de que Lajdar Brahimi, enviado de Naciones Unidas y la Liga Árabe a Siria, compareciera ante el Consejo de Seguridad para informar de sus esfuerzos que, hasta ahora, no han logrado poner fin a un conflicto que ya ha dejado más de 60.000 muertos en cerca de dos años.

 

Brahimi instó al Consejo de Seguridad  en Nueva York a actuar para poner fin a los "niveles de horror sin precedentes" que tienen lugar en Siria y que "se está destrozando por la guerra civil".


El diplomático argelino dijo a los 15 miembros del Consejo en una reunión a puertas cerradas que la legitimidad del presidente Bashar al Asad se ha visto "irreparablemente dañada" por el conflicto de 22 meses pero podría aferrarse aún al poder.

 

De acuerdo con el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), "al menos 65 cadáveres fueron encontrados en Bustan al Kasr", un barrio controlado por los rebeldes en Aleppo, la metrópoli del norte escenario de combates entre soldados del régimen e insurgentes.

 

Los jóvenes "de unos 20 años fueron ejecutados de un disparo en la cabeza. Vestidos de civil, la mayoría tenían las manos atadas a la espalda", añadió el OSDH, una organización no gubernamental con sede en Gran Bretaña que obtiene sus informaciones de una amplia red de militantes y médicos en Siria.

 

Los cadáveres fueron sacados del río Quweiq, que separa Bustan al Kasr y Ansari, dos barrios también en manos de los rebeldes.

 

Por su parte, un capitán rebelde, Abu Sada, quien se encontraba en el lugar, declaró que "hasta el momento hemos recuperado 78 cadáveres, alguno de ellos son sólo niños". "Pero debe haber más de 100, aún quedan muchos dentro del río y estamos tratando de recuperarlos", dijo Sada, quien añadió que "han sido todos ejecutados por el régimen".

 

?Cuando los civiles intentan cruzar los puestos que separan la zona bajo su control de la nuestra, los shabiha (matones del régimen) les detienen por el mero hecho de vivir en esta parte de la ciudad y los lanzan nuestro lado del río para que piensen que fuimos nosotros?, comenta Mohammad, otro rebelde. ?Los que tienen suerte, son torturados, los que no, acaban con un tiro en la nuca y en medio de un basurero para que se lo coman los perros?, sentencia.

 

Sin embargo, un responsable de los servicios de seguridad del régimen afirmó que se trata de "ciudadanos de Bustan al Kasr que fueron secuestrados por grupos terroristas (así llama a quienes pretenden deponer a Al Assad) después de ser acusados de estar a favor del régimen". "Fueron ejecutados durante la noche del lunes al martes y sus cuerpos fueron lanzados al río", afirmó.

 

Uno de los voluntarios afirmó: "No sabemos quiénes son porque no llevaban identificación", al tiempo que ayudaba a introducir el cuerpo de un hombre en el interior de un camión. En el vehículo, un corresponsal contó 15 cadáveres.

 

"Los llevaremos al hospital de Zarzour para que los familiares vayan a reconocerlos", explicó el capitán Sada.

 

Centenares de personas comenzaron a congregarse a orillas del rio Quweiq en busca de sus seres queridos; muchos de ellos tienen padres, hermanos o hijos detenidos en las cárceles del régimen y hace meses que no tienen noticias de ellos. ?Mi hermano desapareció hace semanas cuando cruzó a la zona del régimen y no sabemos dónde está ni que ha sido de él, me he acercado a buscarlo; es posible que esté aquí?, comenta Mohammad Abdel Assis mirando uno por uno los cadáveres cubiertos de barro y lodo.

 

?Si no aparece hoy, aparecerá la próxima vez. Hace tiempo que perdimos la esperanza de volver a verlo con vida; y más cuando todos los días ocurren estas cosas?, se lamenta el joven.

 

?Los shabiha detienen a gente sólo por el hecho de llevar barba; o porque los civiles no tienen suficiente dinero para pagarles o porque están aburridos y les apetece pegar a alguien en medio de todo el mundo; o desnudarles. Esto es normal?, afirmó Alí, un vecino de la zona y cuyo padre fue torturado y asesinado por el régimen hace cuatro meses. ?Lo único que consiguen con esto es fomentar más y más odio; y cuando caiga el régimen entonces habrá represalias, venganzas y ajustes de cuentas?, sentencia.

 

Habitualmente, los rebeldes y el régimen se acusan mutuamente de las matanzas, pero no es posible confirmar estas informaciones a través de una fuente independiente.

 

Se trata del último descubrimiento de este tipo hasta la fecha en Siria, donde el régimen reprimió violentamente la revuelta popular que comenzó en marzo de 2011 y se transformó en una guerra entre las tropas gubernamentales y los desertores.

 

En otras zonas del país, los combates continuaban causando estragos entre los dos bandos, que intentan ganar terreno, especialmente en el este y en la periferia de Damasco.

 

Los rebeldes sirios realizaron hoy una incursión en Deir Ezor (este), haciéndose con el control de una importante posición de los servicios de inteligencia y de dos puentes sobre el río Éufrates, en la carretera que las fuerzas del régimen utilizan para hacer llegar provisiones a la ciudad de Hasake, más al norte, precisó el OSDH.

 

Trascendió que las brigadas del Ejército Sirio Libre (ESL) y los yihadistas de Al Nosra llevaron a cabo esta ofensiva, llamada "Amanecer de la liberación"  y  lanzada el domingo. "(...) Si los rebeldes continúan su avance, lograrán una victoria estratégica, ya que la ciudad es la llave de toda la provincia (homónima) que alberga los principales campos petroleros y de gas del país", afirmó el director del OSDH, Rami Abdelrahman.

 

En Idlib, en el noroeste de Siria, los rebeldes controlaban casi toda la prisión central, según el observatorio.

 

Descendencia

Por otra parte, en medio de una guerra civil que está a punto de cumplir dos años, el presidente de Siria, Bashar al Assad, anunció que su esposa está embarazada de su cuarto hijo.

 

De acuerdo con reportes del diario libanés Al Akhbar, descrito a menudo como alineado con movimientos antioccidentales, Al Assad notificó el embarazo de su esposa Asma a un grupo de visitantes árabes que no fueron identificados.

 

Los informes aseguran que el cuarto descendiente de la familia Al Assad nacerá en la primavera.

 

El mandatario está casado con Asma Fawaz al-Akhras, de origen británico, desde el año 2000 y tienen tres hijos: dos varones, nacidos en 2001 y 2004, y una niña, que vino al mundo en 2003.

 

Con información de agencias

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada