martes, 29 de octubre de 2013

Crimen organizado exhibe fuerza con ataques a red eléctrica en ... - Informador.com.mx

MORELIA, MICHOACÁN (29/OCT/2013).- Los inusuales ataques contra estratégicas  instalaciones eléctricas en el convulso estado mexicano de Michoacán (oeste),  que dejaron sin luz a 420.000 personas el fin de semana, fue una demostración  de fuerza del crimen organizado y un desafío al Estado, consideraron este lunes  especialistas y líderes locales.

La madrugada del domingo, integrantes de un grupo criminal aún no  identificado oficialmente atacaron con armas de alto calibre y bombas "molotov"  varias estaciones eléctricas en la subregión michoacana de Tierra Caliente,  afectando por horas el suministro energético de 14 localidades, e incendiaron  seis gasolineras, cuatro de ellas en Morelia, capital estatal.

Hasta el momento hay tres detenidos por los ataques, informó el vocero de  seguridad del gobierno federal, Eduardo Sánchez, quien añadió que ya "se  restableció en un 100% el servicio eléctrico en la zona afectada" gracias a  subestaciones móviles que fueron trasladadas hasta Michoacán.

En esta región, codiciada por el cártel narcotraficante Los Caballeros  Templarios y su antagónico Jalisco Nueva Generación, fue lanzado en mayo un  despliegue militar y policial para contener la violencia entre esas  organizaciones y grupos de autodefensa, compuestos por pobladores que se  alzaron en armas desde inicios de año ante el acoso de los criminales.

Los ataques fueron una "exhibición de fuerza de Los Templarios para  demostrar que están en todos lados", dijo a la AFP Jorge Vázquez, líder del  grupo de autodefensa de Aguililla, localidad de unos 17.000 habitantes que por  décadas fue corazón del narcotráfico en Michoacán y que este fin de semana se  quedó 14 horas a oscuras.  

En los ataques contra la infraestructura eléctrica Los Templarios emplearon  "tácticas terroristas" porque se trata de una estrategia dirigida contra el  Estado, consideró de su lado Raúl Benítez Manaut, experto en seguridad nacional  de la pública Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

"Se hizo de manera coordinada en muchos puntos del estado. Tienen un  control muy grande de células criminales, bien entrenadas por todo el estado,  desde la costa hasta la zona más occidental", limítrofe con el vecino estado de  Jalisco (oeste), describió.

Autoridades no concuerdan en los términos

El gobernador de Michoacán, Fausto Vallejo, está de acuerdo en que se trata  de "actos de terrorismo" puesto que tienen como blanco "servicios estratégicos  de la federación".

Vallejo (del oficialista Partido Revolucionario Institucional, PRI), quien  regresó recientemente al cargo después de meses de baja por una misteriosa  enfermedad, atribuyó los ataques a disputas entre los cárteles de la región e  incluso aseguró que desde la semana pasada "se hablaba (entre las autoridades)  de este posible escenario" de ataques.

En contraste, el vocero de seguridad del gobierno federal, Eduardo Sánchez,  calificó los atentados de "hechos vandálicos", mientras que el secretario de  Gobernación de Michoacán, Jaime Mares, aseguró a la AFP que se trató de eventos  "furtivos".

Por su parte, el dirigente en Michoacán del izquierdista Partido de la  Revolución Democrática (PRD), Víctor Báez, dijo a la AFP que su estado  "enfrenta la peor de las crisis en materia de inseguridad (...) que se ha  transformado ya en un asunto de seguridad nacional".

En tanto, el dirigente del conservador Partido Acción Nacional (PAN),  Miguel Ángel Chávez, calificó de "inaceptable" que se quiera hacer creer que  "en Michoacán no pasa nada".

Un nuevo fin de semana violento en Michoacán

El sabotaje masivo contra fuentes de energía ocurrió pocas horas después de  que unos 300 integrantes de las autodefensas irrumpieran en el municipio de  Apatzingán (120.00 habitantes), bastión de Los Templarios.

El objetivo era "liberar" Apatzingan del control del cártel por ser una  ciudad estratégica de abastecimiento de insumos y comercialización de sus  productos agrícolas, explicó a la AFP Hipólito Mora, líder de la autodefensa de  La Ruana, primera comunidad que se levantó contra este grupo narcotraficante.

Sin embargo, la toma de esta ciudad se frustró cuando el ejército impidió  que los hombres avanzaran armados.  

Los cerca de 300 hombres que decidieron entrar desarmados a la ciudad  fueron recibidos a balazos desde la parte alta de la plaza central. En el  tiroteo hubo un herido leve y ningún detenido.

Este lunes, Mares aseguró a la AFP que Apatzingán se encuentra bajo control  del ejército y de la policía federal, mientras los elementos de la policía  municipal son "sometidos a un examen de control y confianza, y en caso de que  lo acrediten, podrán volver a desempeñar su labor policial".

En este violento fin de semana hubo otros enfrentamientos armados en  diversos puntos de la región que dejaron un saldo de siete muertos, según  reportó la fiscalía estatal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada