sábado, 29 de diciembre de 2012

Deja crimen organizado sin policías a pueblo - Periódico AM

La violencia en la frontera de Michoacán y Jalisco dejó al pueblo de Briseñas casi sin policías.

Ramón Estrada, secretario general del Ayuntamiento de Briseñas, Michoacán, reconoció que de 22 elementos que componían la Policía Municipal, hoy solamente quedan 10.

"Hace poco dos elementos presentaron su renuncia y ya solamente tenemos 10 desempeñando las labores de seguridad pública", comentó.

De acuerdo a la autoridad municipal, la merma de la corporación policiaca comenzó el pasado 29 de noviembre cuando fueron "levantados" el director de la institución, Jorge Díaz, y dos de sus agentes.

Desde entonces nada se sabe del mando policiaco y los dos elementos, quienes se dirigían a comprar chalecos antibalas cuando fueron interceptados por un comando.

Otros cuatro policías fueron muertos a balazos el pasado domingo durante una emboscada.

En ese ataque también resultaron heridos cinco agentes más que aún siguen hospitalizados, por lo que el número de bajas para la corporación en ese sólo evento fue de nueve policías.

La emboscada se registró en la carretera Briseñas-Sahuayo, cuando los oficiales se dirigían a atender una llamada de auxilio por un supuesto accidente.

Según las investigaciones ministeriales, para atender la presunta emergencia se enviaron dos patrullas como parte de un protocolo establecido a raíz de los hechos de violencia que han ocurrido en esa zona de la entidad.

En la emboscada, ambas unidades fueron alcanzadas por las ráfagas disparadas por los delincuentes, con el saldo ya descrito.

Jesús Reyna, Secretario de Gobierno en el Estado, consideró insuficiente la reacción que han mostrado hasta ahora las fuerzas federales tras los hechos de violencia en esa zona.

"Ya se han reiterado (las peticiones de apoyo) y esperemos tener una respuesta más contundente en cuanto al número de fuerzas federales que puedan estar presentes en la región", declaró.

Decreta 'toque de queda' pueblo michoacano

Tras los embates del crimen organizado en los límites de Michoacán y Jalisco, en el Municipio de Marcos Castellanos decidieron decretar una especie de "toque de queda".

Después de las 21:00 horas, las autoridades recomiendan a la gente no andar en la calle. De hacerlo, advierten, será bajo su propio riesgo.

"Le estamos informando a la gente que se recoja temprano, que convivan en familia y que no salgan ya después", declaró el Presidente Municipal, Jesús Bautista Álvarez.

De acuerdo al Primer Edil panista, la medida entró en vigor desde el pasado día 25 y ha sido bien recibida por los habitantes.

"En términos generales la gente sigue con su vida normal, pero estamos preocupados y por eso hemos tomado medidas", comentó.

Vía telefónica, Bautista Álvarez confesó a MURAL que la mitad de sus policías ya no quieren trabajar.

"Tengo dos grupos que trabajan por turnos, pero uno de los grupos ya no quiere trabajar. Me dieron tres alternativas:que los cambie de área, que les dé licencia o que los liquide", dijo.

El domingo pasado, grupos armados sembraron terror en varios municipios ubicados en la frontera entre Michoacán y Jalisco, zona en disputa del crimen organizado.

Tras varios enfrentamientos y emboscadas que se extendieron por dos días en al menos cinco municipios, las autoridades contabilizaron alrededor de 25 muertos y varios heridos.

Bautista  Álvarez señaló que en su localidad fueron incendiados ocho vehículos, incluidos tres camiones de carga, los cuales, sujetos armados utilizaron como barricada en accesos carreteros.

Además, agregó que dos personas fueron abatidas a balazos y desaparecidas 13 más, de las cuales aún se desconoce el paradero de dos, un civil y un policía.

"Ya le pedimos a la Secretaría de Gobernación, a la Secretaría de Seguridad Pública del Estado, que nos apoyen porque nuestra Policía está temerosa y en el pueblo hay preocupación", destacó.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada