martes, 25 de diciembre de 2012

Ya no aguantó, se cansó de pagar al crimen organizado - El Universal EdoMex

emilio.fernandez@eluniversal.com.mx

NEZAHUALCÓYOTL, Méx.— Doña Amalia ya no aguantó. Cansada de entregar dinero a presuntos miembros del crimen organizado para que no le hicieran daño cerró su miscelánea desde hace varios días.

A su negocio llegaron supuestos integrantes de La Familia Michoacana, quienes les pidieron una "renta" mensual de 3 mil pesos para no molestarla. "Mi tienda es muy chiquita para que saque dinero suficiente para dárselos: no vendo tanto para juntar lo que me piden", contó.

La mercancía que le quedó la utilizará su familia quien le recomendó que ya no abriera. Les hizo caso y ahora estará dedicada a su hogar.

En las últimas semanas por lo menos 20 establecimientos de la colonia Benito Juárez han dejado de funcionar porque sus propietarios ya no quieren ser extorsionados. No hay cifras oficiales de cuántos negocios han sido cerrados por la inseguridad en el segundo municipio más poblado del Estado de México.

Otros comerciantes de tiendas de abarrotes, tlapalerías, entre otros, de las avenidas Amanecer Ranchero, Rancho Grande, Corrido del Norte, México Lindo y Mañanitas, siguieron los pasos de doña Amalia y bajaron las cortinas de manera definitiva.

"En cuanto abrí el negocio llegó otro tendero a ofrecerme varios de sus productos porque me dijo que estaba siendo extorsionado y que cerraría su negocio. Al poco tiempo supe de otras dos tienditas que cerraron por esa causa", dijo otro comerciante.

"Una tienda que está muy cerca de mí tiene muy pocos productos, pero que no pueden cerrar el negocio porque están obligados a pagar una 'renta', así que los dueños sólo trabajan para pagar la extorsión y medio sobrevivir", narró otro comerciante.

Altas cantidades

Un comerciante estimó que en lo que va del mes han cerrado 10 negocios tan sólo en la avenida Rancho grande. "Algunos compañeros tienen que pagar de 6 a 10 mil pesos mensuales", añadió.

En Neza prácticamente todos los sectores económicos son presa de las extorsiones de presuntos integrantes de bandas del crimen organizado que piden diferentes cantidades de dinero para no hacerles daño a los comerciantes.

Hace unos meses el alcalde de Nezahualcóyotl, José Salinas Navarro dijo que las autoridades locales no tienen conocimiento de que el problema sea tan grave porque no hay denuncias de los afectados por ese delito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada