viernes, 31 de agosto de 2012

Las pistas de la muerte de Quiñónez conducen al crimen organizado - El Comercio (Ecuador)

Los dos extranjeros bebían ayer un tinto caliente en la mesa de una panadería del trajinado centro de Santo Domingo de los Tsáchilas.

Comentaban, en voz alta, sobre la detención de ocho personas por la muerte del ex boxeador ecuatoriano Jaime 'La Bestia' Quiñónez. Reconocieron en la televisión a uno de los sospechosos aprehendidos el martes en Quito, Ibarra y Santo Domingo.

Según la Policía, Jhon C. era el principal de una supuesta banda de sicarios y sacapintas. Él arrendaba una casa en Santo Domingo y presuntamente citó al boxeador al restaurante donde fue abaleado la noche del 14 de julio.

Los extranjeros consumen el café y refieren que Jhon C. se encargaba de cobrar deudas del chulco en la ciudad. Un agente de Inteligencia sostiene que el detenido habría trabajado para una red del crimen organizado, que supuestamente se dedica a lavar dinero en Ecuador.

A través de intermediarios extranjeros y ecuatorianos, la red prestaba altas sumas de dinero a personas que querían montar negocios en Santo Domingo, Quito e Ibarra. Cobraban un interés del 20% sobre el capital adeudado.

"Cuando alguien no cumplía con los pagos, Jhon C. se encargaba de amedrentarlos o asesinarlos", dice el agente. El martes último, la Policía le siguió los pasos desde temprano, en Quito. Pasado el medio día Jhon C. se trasladó vía terrestre hacia Santo Domingo. En la terminal lo esperaban dos vehículos particulares, con agentes que lo llevaron a su casa, donde se hizo un allanamiento.

Jhon C. tiene abierta una causa en la Primera Sala Penal de la Corte Nacional de Justicia, por supuesta asociación ilícita. El proceso se inició en el 2009.

Solo un año después, en el 2010, fue detenido en Santo Domingo, luego de que presuntamente intentara arrebatarle a un comerciante USD 3 500, que había retirado de un banco. Luego de una persecución con balacera, la Policía lo arrestó, pero fue liberado por falta de denuncia.

La Policía investiga si Jaime 'La Bestia' Quiñónez tenía deudas pendientes con extranjeros. "Una de las hipótesis es que no pudo cumplir con los pagos y que por eso lo asesinaron", comenta un policía de Quito, quien participa en el seguimiento del caso.

Desde el lunes, agentes de Inteligencia levantan información en Quito, Ibarra y Santo Domingo. En la ciudad tsáchila visitaron el consulado de Colombia, el miércoles por la mañana; la reunión fue a puerta cerrada.

El dueño de la panadería donde los extranjeros tomaban café ayer dijo que a él lo convencieron de vender entradas para un concierto que se realizaría hoy en homenaje a 'La Bestia' Quiñónez, porque la familia estaba en aprietos.

"Dicen que aún deben pagar las deudas que quedaron pendientes y son objeto de amenazas, por eso quisimos ayudar", refiere.

El afiche del concierto está pegado en las paredes de reconocidos locales de la comunidad colombiana en Santo Domingo y en postes de las calles de Quito.

Se promociona a Diomedes Díaz, una leyenda del vallenato, quien ha sido venerado por su aporte musical y criticado por su pasado judicial. Estuvo preso por la muerte de Doris Adriana Niño García, ocurrida en 1997.

Según la Justicia colombiana, ella falleció por asfixia en el departamento del cantante. Díaz fue sentenciado en 2003 a 12 años de prisión, pero su pena se redujo a 3 años y siete meses. Al salir se reencontró con los escenarios y una exitosa carrera.

Jaime 'La Bestia' Quiñónez, antes de ser asesinado, estaba finiquitando los detalles para traer al cantante colombiano.

Su hermano, Constanzo Quiñónez, afirmó que el ex boxeador no debía dinero y que organizó el concierto del vallenatero porque era su "hincha a muerte".

Constanzo incluso recordó que en el velatorio y entierro del cuerpo de su hermano se puso música del artista colombiano tal como lo había pedido en vida, a sus familiares. "Él ('La Bestia' Quiñónez) había enviado dinero a Colombia para la contratación del artista pero este fue tomado por otra persona. Por eso tuvo que viajar personalmente con una cantidad de dinero para hacer la contratación del vallenatero", dijo a este Diario el hermano del ex boxeador.

Tras la detención de ocho sospechosos por el crimen, el concierto que iba a realizarse en la Plaza de Toros (Quito) fue suspendido. Las autoridades ecuatorianas recomendaron a los organizadores aplazarlo, mientras se realizan las diligencias judiciales que están pendientes por el crimen.

Manejo de información

La Policía dijo ayer  que Devinson V.,  octavo detenido por el crimen de Jaime Quiñónez, sería el nexo entre los autores del hecho y la víctima, "por el tráfico de  llamadas" que mantuvo con el ex boxeador y con los detenidos Héctor Z. y Johana H.

Los otros cinco detenidos  por la Policía, sospechosos del crimen de 'La Bestia Quiñónez, son Jhon C., Milton R., Meder S., José F. y Ediberto S. El operativo de captura se efectuó a inicios de semana en Quito, Ibarra y Santo Domingo de los Tsáchilas.

Para la captura de  Jhon C., no se pidió el apoyo de la Policía de Santo Domingo. Así se trató de  evitar que la información de Inteligencia se filtre.

Los agentes colaboraron en el allanamiento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada