jueves, 18 de septiembre de 2014

Culpan a la policía y a la Marina de la desaparicion de cinco jovenes

El desfile conmemorativo por los 204 años del inicio de la Guerra de Independencia se vio empañado en este municipio por la protesta de familiares y amigos de cinco jóvenes desaparecidos.

Desde el pasado 2 de septiembre en un tramo carretero entre Cosoleacaque y Minatitlán. Esther Alcántara Alvarado, madre de Natanahel Fernández Alcántara –uno de los cinco desaparecidos–, aseguró que su hijo y los otros jóvenes.

Fueron detenidos por elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP) y de la Armada de México y que fueron sometidos a golpes y tortura sicológica. "Sólo quiero que me lo regresen vivo", clamó hoy durante la protesta pública que hizo con familiares y amigos de Natanahel.

Además de Fernández Alcántara, los otros desaparecidos son: José Armando Jiménez de la Cruz, Erik Leobardo Solís López, Miguel Ángel Ángeles Manzano y Heber Arturo Castillo. La mujer narró que en días pasados encontró en su domicilio un sobre amarillo anónimo con fotografías y anuncios que revelaron la desaparición forzada de los jóvenes a manos, presuntamente, de policías estatales y marinos.

En el paquete había, agregó, fotografías en las que se observa a los jóvenes recargados en una pared mugrosa, visiblemente sucios y con hematomas de golpes en brazos, rostro y cuerpo.

Las imágenes iban acompañadas de un mensaje anónimo hecho en hojas recortadas del periódico, en el que se acusó a los altos mandos de la SSP como los autores de la desaparición forzada.

Por este hecho, los familiares de Natanahel interpusieron el amparo 910/2014 ante el Juzgado Décimo de Distrito, para que el Mando Único lo presente vivo.

"Si lo van a acusar de algo, si es un delincuente, que lo acusen, pero por favor que me lo regresen vivo. En las fotos me lo tienen con la nariz para un lado y la cabeza inflamada de los golpes. Ya que lo presenten y lo dejen de golpear", reprochó Alcántara.

La madre aseguró que ya buscó a su hijo por toda la ciudad, en hospitales, en el cuartel de la policía, en la central de autobuses; pero hasta hoy no hay rastro de él.

Ni la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) ni la SSP le han dado una respuesta o versión de los hechos, pese a que desde el fin de semana, los familiares de los jóvenes desaparecidos han intensificado sus manifestaciones.

"No me importa que me lo acusen de delincuente, que me lo quieran empapelar como chivo expiatorio. No me importa nada ya, sólo que me lo regresen vivo", imploró Esther Alcántara Alvarado.

El pasado 11 de septiembre, los familiares de los desaparecidos se manifestaron afuera del Mando Único en Coatzacoalcos para exigir el regreso de sus hijos con vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada