viernes, 19 de septiembre de 2014

'El problema es la narcoviolencia, no es el huracán'

Suman cuatro los días sin agua ni energía eléctrica en la zona, donde los saqueos están a la orden del día; hay siete detenidos.

LOS CABOS, Baja California.- Las autoridades federales afirmaron el jueves que aplicarán una política de mano dura para detener los saqueos que se han extendido por la península de Baja California tras los estragos provocados por el paso del huracán Odile.

El Comisionado Nacional de la Policía Federal Enrique Galindo dijo que siete personas fueron detenidas la noche del miércoles por tratar de cometer saqueos, dos de ellas con armas de fuego.

Residentes de Cabo San Lucas se organizaron en grupos y encendieron grandes fogatas durante la noche para protegerse de los saqueadores luego de que la destrucción y los ataques a comercios se generalizaron.

"Lo que estaba pasando, saqueos, sin cobertura telefónica ni agua corriente...daba mucho miedo"
Un residente de la localidad turística de Los Cabos, David García, dijo en una entrevista radial que "el problema ya no es el huracán" sino la violencia que ha comenzado a desatarse.

"Todo empezó con los saqueos, no habían pasado ni ocho horas del huracán cuando se estaban destrozando tiendas", dijo. "Empezaron con tiendas pequeñas y después pasaron a los súper", añadió.

En un Wal-Mart inundado y saqueado hasta la última estantería alguien pintó sobre una pared "Viva la delincuencia".

Las autoridades federales redoblaron sus patrullajes durante la noche en la zona turística de Los Cabos, donde los saqueadores vaciaron muchos comercios y decenas de miles se enfrentaban el jueves a un cuarto día sin agua ni electricidad.

El Presidente dijo que el restablecimiento de la energía tardará siete días, debido a los daños en la infraestructura eléctrica.

También se han desplegado 1,000 miembros de la recién creada Gendarmería Nacional para colaborar con el restablecimiento del orden.

Tuvieron miedo
Las líneas aéreas y la gendarmería organizaban la mañana del jueves largas colas de turistas que esperaban ser evacuados desde el aeropuerto de Los Cabos, con importantes daños y al que proveía de energía un generador de emergencia de la Comisión Federal de Electricidad.

Diplomáticos de los Estados Unidos se encontraban en el aeropuerto recomendando a los turistas a que abordaran el primer avión disponible en vez de esperar la llegada de vuelos regulares.

"Nos sentimos mejor", dijo Courtney Tague, de 48 años y originaria de Fort Lauderdale, Florida, que había conseguido espacio en un avión militar que llevaba a 46 pasajeros hasta la ciudad de México.

"Aunque tengamos que coordinar nuestro siguiente vuelo, después de ver lo que estaba pasando, saqueos, sin cobertura telefónica ni agua corriente...daba mucho miedo".

De pie
En tanto, el gobernador Marcos Covarrubias dijo que aunque Baja California Sur sufrió el mayor desastre en materia energetica, la entidad volverá a estar de pie muy pronto y habrá de recuperarse en muy poco tiempo.

En conferencia de prensa, encabezada por el presidente Enrique Peña Nieto, el mandatario estatal señaló que ello ocurrirá con el apoyo de los gobiernos federal, estatal y municipal, y sobre todo de la mano de los sudcalifornianos.

Afirmó que el fenómeno hidrometeorológico provocó el mayor desastre en materia energética en la entidad, "y por ende se ha venido sufriendo una enorme sed en todo Baja California Sur".

Covarrubias dijo que Odile no sólo tocó la infraestructura pública, sino también la económica, porque causó diversas afectaciones al sector comercial.

Reactivan economía

En el acto, el presidente Enrique Peña Nieto firmó un decreto para otorgar facilidades fiscales a los empresarios y reactivar la economía de Baja California Sur, y reiteró el compromiso de su gobierno con esta entidad tras el paso del huracán Odile.

En una reunión de evaluación, el mandatario indicó que se atienden tres frentes para restablecer la normalidad en el estado: primero, la seguridad, con el respaldo de las fuerzas armadas y de la Policía Federal.

El segundo, con las acciones encaminadas a restablecer los servicios más importantes que se colapsaron por el paso del fenómeno meteorológico, como luz, agua y teléfono.

El tercero: lograr lo más pronto posible la reactivación de la actividad económica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada