miércoles, 17 de septiembre de 2014

Siete cárteles del narco mexicanos operan en Texas

Siete cárteles mexicanos operan en Texas, representando la mayor amenaza la seguridad de ese estado. Las organizaciones criminales trafican drogas, personas y se dedican al contrabando de dinero, armas y vehículos robados.

El Departamento de Seguridad Pública de Texas (DPS, por sus siglas en inglés) identifica que el Cártel del Golfo (CDG), Federación Sinaloense, Cártel de Juárez, La Familia Michoacana, Cártel de los Beltrán Leyva, "Los Zetas" y los Caballeros Templarios operan en su territorio.

Las mafias mexicanas dominan en todo Estados Unidos el negocio de los narcóticos y del tráfico humano, cita el reporte. El análisis fue entregado por el DPS al Congreso texano, después de que legisladores solicitaran al gobierno de esa entidad un desglose.

Con estadísticas, de incidentes en la frontera con México y la actividad criminal que ha sido registrada desde que entró en vigor la Operación Seguridad Fuerte (OSS), el pasado 23 de julio.

"A corto plazo, le insegura frontera entre México y Estados Unidos es un problema de seguridad para el estado y la nación", dice el informe de la oficina de la seguridad pública texana, publicado el pasado 11 de septiembre.

El DPS elaboró con información desclasificada el tablero de seguridad fronteriza de Texas y el reporte de incidentes relevantes ocurridos en la frontera, que son publicados en la página de la corporación para que cualquier ciudadano pueda consultarlos.

En entrevista, el director de la DPS, Steven McCrawl, explicó que el objetivo de OSS, que trabaja con agencias del estado y la federación, es contener a los cárteles mexicanos y a sus aliados.

"Busca detener su habilidad para mover drogas y personas hacia Texas por los puertos de entrada y reducir el poder de estas organizaciones, cuyo éxito depende de su capacidad para operar en los dos lados de la frontera".

Peligro de cárteles

El pasado 23 de junio Texas desplegó en la frontera con México mil tropas de la Guardia Nacional radicadas en el estado.

La acción, denominada Operación Seguridad Fuerte, tiene como propósito ayudar a la DPS a combatir la actividad criminal de la región, por cielo, agua y tierra.

Al hacer un primer corte de la OSS, Rick Perry, gobernador de Texas, dijo el 21 de julio que esta iniciativa "surge como resultado del fracaso del gobierno federal para asegurar la frontera".

Enfatizó: "No puede haber seguridad nacional sin seguridad en la frontera y los texanos han pagado un precio muy alto por el fracaso del gobierno federal. La acción que ordeno va a detener la crisis, multiplicando nuestros esfuerzos para combatir la actividad criminal de los carteles, el tráfico de personas y a los delincuentes que amenazan la seguridad de Texas y de América".

Perry recordó que desde 2008 hasta ahora, 203 mil criminales extranjeros han sido enviados a prisiones texanas por haber cometido más de 640 mil delitos en la entidad, incluidos 3 mil homicidios y unas 8 mil ofensas sexuales.

El mandatario texano dialogó en julio con el presidente Barack Obama para anunciarle que mientras funcionaba OSS, 3 mil efectivos de la Patrulla Fronteriza serán entrenados para reforzar la zona.

La oficina de Perry informó que el reforzamiento en la frontera rindió resultados inmediatos. En las primeras tres semanas de operaciones, el arresto de inmigrantes ilegales decayó de 6 mil 600 a 4 mil 200 por semana, equivalente a 36 por ciento menos aseguramientos semanales.

El tablero de seguridad, que compila información hasta el 3 de septiembre de 2014, reconoce que la inseguridad de la frontera con México es el principal factor de vulnerabilidad pública de Texas.

"Esto ha permitido que los cárteles mexicanos se conviertan en multimillonarios sindicatos que dominan el contrabando de drogas y personas en Estados Unidos. Para ello emplean tácticas de terrorismo y corrupción para expandir y defender sus actividades ilegales, trabajando con pandillas transnacionales y radicadas en Texas, para operar en el estado y toda la nación", reporta.

No se especifica en el análisis la forma en que opera cada cártel.

El DPS reporta que entre el 23 de julio y el 2 de septiembre han sido asegurados 42 mil 785 kilogramos de droga con un precio en el mercado negro de 47 millones 728 mil dólares; 4.5 kilogramos de cocaína, por 117 mil 234 dólares; 14.5 de metanfetamina, por 382 mil 434 dólares; 2.9 de heroína, por 117 mil 668 dólares.

El valor total de la droga asegurada es de 48 millones 346 mil dólares.
De 2007 hasta ahora han sido arrestadas en todo Texas 425 personas que pertenecían a algún cartel y en ese mismo lapso en la entidad se han registrado 44 homicidios relacionados con el negocio de los narcóticos.

El número de indocumentados rescatados ha decaído considerablemente en el estado, con despliegue en la frontera de la Guardia Nacional. En la semana del 22 al 28 de junio fueron asegurados 6 mil 606 migrantes. En la semana del 31 de agosto al 6 de septiembre, la cifra bajó a mil 977.

En los últimos cuatro años el número de niños interceptados en la frontera de Texas se ha incrementado exponencialmente. En 2011 fueron rescatados 9 mil 871; 2012, 15 mil 485; 2013, 27 mil 827; y 2014, 56 mil 443.

Con el propósito de evadir los puntos de revisión carretera, los coyotes llevan a sus víctimas por brechas y ranchos, y con frecuencia los abandonan. Como ejemplo, el tablero señala el condado de Brooks, cerca de la frontera con Reynosa, donde desde 2011 hasta ahora han sido encontrados restos de 332 humanos que, se sospecha, pertenecían migrantes extraviados.

Los cárteles encuentran un gran negocio en el contrabando humano, pues las tarifas van desde los 2 mil hasta los 20 mil dólares.

No se ha informado hasta cuándo tendrá vigencia la OSS.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada