viernes, 3 de julio de 2015

Tierra de cárteles

MÉXICO, D.F..- Cartel Land o Tierra de cárteles se convertirá en un documental básico y necesario de consulta para quienes en México.

O en el extranjero están interesados en observar cómo ha evolucionado el narcotráfico hasta convertirse en una fuerza capaz de gobernar y controlar amplias zonas territoriales o erigirse en una empresa bien organizada que trasciende las fronteras.

Matew Heineman ha logrado un gran trabajo documental al introducirse en las entrañas de las autodefensas de Michoacán y registrar el surgimiento de un movimiento de insurgencia social armado que en un año fue domesticado para convertirse en una fuerza policiaca rural infiltrada.

Por el crimen organizado. Apegado al más puro estilo periodístico como es la tradición de los verdaderos documentalistas, el joven director neoyorquino hizo un seguimiento del personaje principal y más carismático de las autodefensas michoacanas.

El doctor José Manuel Mireles, quien cumple un año en la cárcel como preso político, para narrarnos una historia distinta de la que ya conocíamos y que nos sorprende por su crudeza.

El documental retrata también la transformación de los hijos de aquellos campesinos que sobrevivían con la cosecha temporal de mariguana y amapola en la zona de Tierra Caliente y que medio siglo más tarde son empresarios trasnacionales que administran las distintas ramas del crimen como la extorsión, secuestro, pago de impuestos, control de minas y huertas de aguacate y limonares, así como el tráfico de metanfetaminas hacia el mercado de consumo más grande del mundo, Estados Unidos.

Heineman y su equipo le da un giro interesante cuando cuenta una historia paralela de un miembro de los cazamigrantes de Arizona y lo muestra como una expresión más de hartazgo social ante el fracaso del Estado estadunidense y del mexicano por acabar con el crimen organizado o los carteles de la droga.

Esta historia paralela de las auto defensas michoacanas y los caza migrantes habrá de causar polémica seguramente, pero quizá lo sea más el hecho de ver en algún lugar de Michoacán a unos hombres cocinando drogas sintéticas vestidos de fuerzas rurales diciendo "ahora somos gobierno".

Lo que vemos en el documental de Heineman, que se estrenará en salas comerciales el próximo 2 de julio, es que autodefensas o cazamigrantes son al final una expresión clara del cansancio ciudadano que de muchas maneras, incluso con armas, se viene expresando en el mundo en esta guerra contra en el narcotráfico que en México ha cobrado miles de muertes en la última década.

El trabajo del joven director no está exento de la belleza que podemos apreciar en las luces y sombra de los amaneceres o el cielo quemado del atardecer en Michoacán y Arizona. Y como buen documentalista, veremos su excelente dirección al dejar que la narración de la historia la hagan directamente los personajes y de esta manera seremos testigos de un pasaje histórico sin filtros ni cortapisas.

Tierra de cárteles o Cartel Land seguramente provocará una reacción en el gobierno de Enrique Peña Nieto, pues lo sienta en el lugar de los responsables y ojalá no se le ocurra censurarlo; provocaría una reacción opuesta en el auditorio mexicano o extranjero.

El documental ganador de mejor director y mejor fotografía del festival de Sundance será polémico por las escenas que logró capturar y, sobre todo, porque muestra una guerra que muchos no queremos reconocer pero que forma parte importante de nuestro presente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada